fbpx

El doble filo de las redes sociales como fuentes de información

Redes sociales como medio de información.

Desliza

Imagina que vas en camino a tu destino de vacaciones en la carretera, todo pinta muy bien, hasta que de repente te encuentras en un embotellamiento, los minutos pasan y no avanzas, la gente comienza a desesperarse y tú también. Probablemente hace 10 años, habrías buscado una estación de radio local para escuchar las noticias y ver qué ha pasado. ¿Te parece anticuado? ¿Qué es lo que harías hoy en día? Probablemente entrar a Twitter y buscar noticias sobre la ruta que recorres, ¿o me equivoco?

Twitter como medio de comunicación.

Vivimos en la era digital, en la que la información la tenemos literalmente en la palma de nuestra mano. El internet nos ha abierto una ventana de posibilidades infinitas, y es fácil aprender sobre cualquier tema, investigar y mantenernos informados; aunque claro que como en todo, tenemos dos caras de la moneda.

El internet puede ser una poderosa fuente de información, pero al mismo tiempo es cuna de amarillismo y noticias falsas. En el pasado creíamos todo lo que veíamos en televisión y era usual escuchar a alguien decir “Lo sé porque lo vi en televisión”, mientras que ahora podemos escuchar  la gente decir “Lo sé porque lo leí en internet”.

Si bien el internet puede ser una excelente herramienta y fuente de información, puede ser fuente de mitos, mentiras e información sin fundamentos, esto debido a que CUALQUIERA está habilitado para publicar lo que quiera. ¿Cómo podemos hacer para evitar caer en la mala información? ¿Cómo saber qué es falso y qué no? Nunca tendremos en realidad una garantía de estar leyendo la verdad absoluta sobre algo, lo que sí puede ayudarnos a determinar qué tan confiable es lo que vemos o leemos, es en definitiva, la fuente.

Existen algunos elementos que podemos tomar en cuenta, como lo son el autor, qué se sabe de él, qué tanto sabe del tema, a qué se dedica, quién publica su texto. En ocasiones un autor puede no ser conocido, pero si es el New York Times quien lo publica, puede ser más confiable que un artículo publicado en un blog anónimo.

Algunas otras pistas que nos pueden guiar a determinar si podemos fiarnos o no de lo que leemos, es la ortografía. Una persona educada y culta, probablemente será más confiable cuando de textos académicos se trata, y su educación y cultura se verá reflejada en muchas ocasiones en la manera en la que redacta y su ortografía.

Es importante cuidar lo que leemos, la mala información puede resultar peor que no estar del todo informados. Revisa tus fuentes, y recuerda que no todo lo que leas en internet estará escrito con letras de oro.

6 errores en Facebook que debes evitar

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete
SUSCRIBIRSE

Únete a nuestro newsletter y recibe lo mejor del content marketing

Recibe las últimas tendencias de marketing, contenidos y mucho más.
close-link
Descarga nuestra presentación y conocé más de content marketing
DESCARGAR AHORA